Decorar el hogar con colores neutros

El uso de los colores en la decoración es un factor decisivo para definir un estilo y crear el clima deseado para un ambiente. En la actualidad, el empleo de los colores es cada vez mas osado y la apuesta por los tonos fuertes y estridentes es cada día mayor.

Los tonos neutros, mas allá del clásico blanco, los beiges, grises, marfil y otros, presentan como cualidad principal la flexibilidad. Decorar con colores neutros y de acuerdo al uso que de ellos hagamos, nos da la posibilidad de generar ambientes cálidos, clásicos, rústicos, llenos de luz, actuales, de decoraciones repletas de detalles, mobiliario y elementos de estilo minimalista.

Los tonos neutros nos dan la posibilidad de combinar casi cualquier material, textura, introducir retoques en tonos vivos, dar luz y amplitud a los ambientes, a pesar de que en una apreciación superficial puedan resultar aburridos para algunas personas.

Si queremos una decoración cálida, la madera es uno de los elementos que mejor se combina con estos tonos. En cambio, si la apuesta es a tendencias mas modernas, los blancos, marfiles o grises muy claros pueden combinarse correctamente con materiales de metak, aceros, aluminios, vidrios, acrílicos y crear espacios mas vacíos, amplios y luminosos, utilizados con muebles y accesorios de líneas sencillas. Por otro lado, los colores neutros aplicados a paredes y revestimientos nos permiten agregar accesorios, textiles, frescos y demás objetos de colores fuertes creando contrastes, sin sobrecargar la decoración, y dándoles protagonismo.

Los artículos textiles y tapizados además desempeñan un rol importante y esto nos da la oportunidad de incorporar tapetes, cortinas, almohadones, o tapizados con variedad de tramas y diseños.

 

La boda de Guillermo de Gales y Kate Middleton: emocionante, sofisticada y perfecta

¡Por fin! ¡Todo ha ido a la perfección| El Príncipe Guillermo y la ya Princesa Catalina han contraído matrimonio esta mañana en la Abadía de Westminster.

Sin complicaciones pero con muchas complicidad los novios se daban el “Sí quiero” a eso de las 12:20 de la mañana.

Guillermo llegaba, como marca la tradición, 40 minutus antes que la novia y no es hasta las 12 en punto que la aún Kate Middleton aparecía por la puerta principal de la iglesia con una amplia sonrisa que ocultaba un velo sujetado por una tiara. Se ha discutido si ésta pertenecía a Diana de Gales pero al final se ha confirmado que pertenece a la Reina Isabel II.

De la mano de su padre, Michael Middleton, Kate llegaba hasta el altar donde le esperaba un apuesto Guillermo sin dejar de sonreirle. De hecho, hablaban entre ellos saltándose las normas e, incluso, él le ha susurrado “Estás preciosa”.

Como se trata de una boda oficiada bajo la iglesia anglicana tras un breve discurso del arzobispo Guillermo y Kate han dicho sus votos, se han dado el esperadísimo “Sí quiero” y se han puesto los anillos. No se sabe si serían por los nervios o la recurrente delgadez de Kate pero al Príncipe de Gales le ha costado un poco ponerle el anillo a su esposa. Pero no importaba, ellos mostraron en todo momento la complicidad digna de dos enamorados emocionados por casarse.

Tras el “Sí quiero” Kate pasaba a ser la Princesa Catalina.

La ceremonia ha durado una hora, cumpliendo con las puntualidades inglesas.

La salida de los novios fue absolutamente perfecta, casi de cuento. Los dos no dejaban de sonreír y hablar entre ellos demostrando la confianza depositada el uno en el otro. Se mostraron cómodos en todo momento sin ningún gesto de arrepentimiento.

Cabe destacar que el tiempo en Londres estaba nublado y lluvioso pero cuando los novios desfilaban hacia el carruaje empezó a salir el Sol.

El esperado beso

Fue corto, casi no dio tiempo a verlo, pero se lo dieron y más de una vez. Los asistentes pedían que volvieran a besarse y ellos encantados lo repetían.

Resuelto el misterio: Sarah Burton fue la diseñadora del vestido de la Princesa Catalina

Hasta el propio Karl Lagerfeld lo ha calificado como “elegante y natural”. Diseñado por Sarah Burton en nombre de la firma de Alexander McQueen y con encajes bordados a mano por la prestigiosa Escuela Real de Bordado utilizando las técnicas de 1820. El vestido de corte sirena poseía la elegancia, la sofisticación y la modernidad justas para una ceremonia real celebrada en pleno siglo XXI.

La cola no era demasiado larga pero no entristecía la belleza y el talante de la novia.

El maquillaje, natural, destacaba los precisos rasgos de Kate Middleton. El peinado sobresaltaba gracias a la preciosa tiara de diamantes prestada por la Reina Isabel II para tan esperado evento. Los pendientes son regalo de los propios padres de Kate.

Los novios no han seguido un guión

En estas últimas semanas se ha comentado la implicación de los dos enamorados en la boda. En vez de regirse por un patrón marcado han preferido colaborar. Los votos están escritos por ellos (dato curioso es que Guillermo temía que debido a los nervios olvidara su propio texto). Catalina, por su parte, ha elegido las flores y algunos motivos decorativos que han hecho destacar la Abadía de Westminster. Incluso ambos han elegido varias de las canciones que han sonado durante la marcha nupcial.

Seguido por millones de personas en todo el mundo a tiempo real

Gracias a las nuevas plataformas sociales y a los servicios streaming, la boda se ha seguido en todo el mundo. Millones de personas han sido testigos de la boda del año en directo. Tanto es así que hasta existe un canal de Youtube exclusivo para seguir minuto a minuto la ceremonia y su posterior celebración.

Twitter y Facebook echaban humo. Todo el mundo quería comentar el evento.

¡Felicidades a los nuevos Duques de Cambridge!


cerrajeros 24 horas malaga
pintores Las Castillas
regalos para navidad
master comercio internacional
Moda y complementos

¿Percibe usted la vida sin la moda?

Las tendencias actuales identifican las hábitos que sellan alguna etapa o sitio determinado, en específico las referidas al vestir o embellecer. La gente tienen disimiles gustos para vestirse, algunos utilizan vestuarios más recatadas, otros son más atrevidos, si bien siempre de acuerdo al momento y los diferentes estilos.

Para algunos modistas y hombres y mujeres de pasarelas además de profesión llega a ser un entretenimiento en sus vidas. No obstante las modas necesitan ir de acuerdo con el individuo que usa determinada prenda; ya sea por su edad, el trabajo, sutemperamento, rostro, etc. Pero sobre todas las cosas que la haga estar bien con su persona para que realmente comunique esa moda que le agrada.

Aseguran los conocedores del tema sus inicios se remontan a la mitad del año 1800, cuando la burguesía en su afán por marcar la diferencia con el resto de las clases y como ornato propio implanta un cambiante manera de vida; se crean enormes depósitos, donde se empiezan a comercializar artículos más asequibles; apoyados por las revistas que divulgaban la ropa de la del momento a través de imagenes, surgiendo lo que hoy distinguimos como el evento de la moda.

moda by Carolina Cerrato

Narran que los colores que utilices en tu vestuario cotidiano posibilitan ver detalles de tu naturaleza, y hasta señalar ocasiones inigualables por los cuales atraviesan los seres humanos. Quienes seleccionan por tonos como el rojo son gente valientes, osados, prestos al riesgo, los que utilizan verde en su indumentaria poseen gustos elegantes, diferenciándose de forma parca y sosegada, ataviarse de blanco transmite impresión de honradez y limpieza espiritual.

El mundo cinematográfico, la la TV, las publicaciones y el entretenimiento en general decretan y representan las más recientes tendencias en el universo de la moda, debido a que lo que de moda está, es novedad y por lo tanto tiende a ser trasmitido por los medios de comunicación, que son los que habitualmente están al servicio de este acontecimiento.

Percibe una vida sin las modas, tablas, desfiles, sin conocer como vestirse a la moda? La estética personal se ha convertido en la actualidad en el símbolo que representa las condiciones de vida de una individuo, imponiéndose en todos los aspectos de nuestra existencia; aunque a veces nosotros no estemos al tanto de esta realidad. Su estancia perdurará en el tiempo, si la moda varía, habrá que modernizarse; con el consabido costo económico que ello signifique.

Nuestro siglo es, sin temor a equivocarnos, la era de la moda, ese acontecimiento capaz de presagiarse a los deseos de las personas.